Volviendo a vivir

¿Cuántas veces te juzgaron por tus apariencias? ¿En cuántos momentos, sentiste que nadie podía comprender tu corazón? ¿Cuántas veces te sentiste impotente al sentir que nadie te entendía o te creía?

Creo todos en algún momento pasamos por esos momentos donde las palabras que uno decía, no alcanzaban. Donde por más que intentáramos explicar lo que había dentro de nosotros nadie podía comprenderlo. Donde todos miraban lo que aparentabas ser, y nadie se tomaba el tiempo para conocer tu interior…tu corazón.

Muchas veces he pasado por esas situaciones, y por eso se, lo dolorosas que pueden llegar a ser. Provocan heridas profundas que sentimos que nunca van a cicatrizar. Lloramos, gritamos, nos enojamos, y endurecemos nuestro corazón. Creamos una muralla, para que nadie vuelva a lastimarnos, pensando que esa es la solución.

Pero nos olvidamos de lo más importante. Nos olvidamos de que Aquel que creó nuestro corazón, es el único que puede restaurarlo. Que Aquel que nos dio la capacidad de sentir amor, es el que no da ese perfecto amor. Que ese que nos diseñó cuidadosamente, desecha el exterior y se fija en el interior.

Dios, es el único ser en todo el universo, que sabe que es exactamente lo que hay en nuestro corazón. Y por eso mismo, es el único que lo puede juzgar, porque lo comprende, porque lo entiende, porque te entiende a vos. Es el único que te va a decir: “No me des explicaciones, no las necesito. Yo sé que es lo que hay dentro de ti, yo sé lo que sentís, porque haces o dejas de hacer las cosas, yo sé por todo lo que estás pasando. Yo sé en qué te equivocaste y sé que tan arrepentido estas por eso. Y porque sé que es lo que hay en tu corazón, es por eso, que te perdono. Es por eso, que si me lo entregas, lo voy a hacer nuevo.”

Y una vez, que nos damos cuenta la magnitud de todo esto…encontramos la paz que tanto buscamos. Porque sabemos que hay alguien…que nos conoce, hasta lo más profundo de nuestro ser. Y es en ese momento, donde esa muralla que habíamos construido, comienza a caer. Donde ese corazón endurecido, se transforma en un corazón lleno de vida. Y lo volvemos a abrir, y volvemos a sentir…volvemos a vivir.

“(…) La gente se fija en las apariencias, pero yo (Dios) me fijo en el corazón.” 1 Samuel 16:7

[divide]

Escrito por Evelyn Delmastro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *