Que Dios elija

Quizá tengamos anhelos secretos que son demasiado profundos como para contárselos a otras personas. Puede ser algo relacionado con el matrimonio, con un trabajo o ministerio que nos gustaría realizar, o con un lugar especial donde querriamos servir. Debemos colocar cada deseo en las manos de Dios y orar, diciendo: “Señor, elige por mí. No lo haré solo”.

Génesis 13:1-11 nos dice que Lot decidió por sí solo en cuanto a un deseo que tenía: “Alzó […] sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová[…]. Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán.”

A Lot le pareció mejor la llanura del Jordán, con su rico suelo y su abundante suministro de agua. Sin embargo, la tierra estaba corrompida de maldad (v.13).

El pastor Ray Stedman escribió lo siguiente: “Lot, atreviéndose a gobernar su vida, “escogió solo”, y, engañado por lo que vio, trastabilló enceguecido hasta caer en la angustia y el juicio. Abram, por el contrario, se sintió satisfecho al permitir que Dios eligiera por él […]. Abram lo vio en su luz verdadera”. Lot eligió solo y perdió todo: su familia, su fortuna y la aceptación de los hombres.

El mejor curso que podemos tomar es dejar que Dios elija y luego seguir Su dirección, teniendo la seguridad de que todas las elecciones de nuestro Padre celestial se generan en Su sabiduría y amor infinitos.

La satisfacción llega cuando deseamos hacer la voluntad de Dios más que la nuestra.

[divide]

David H. Roper

Libro “Nuestro pan diario”. Edición anual 2012. Publicaciones RBC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *