Promesas

¿Alguna vez te detuviste a pensar en tu pasado? Seguramente encontrarás momentos de felicidad plena y sincera, en cambio otros, serán de una angustia tan grande que es mejor ni recordarlo. Cada una de las cosas que viviste, ayudó a formar la persona que hoy sos. Es fácil mirar para atrás sabiendo  el resultado. Pero…  ¿si fuera a la inversa? Si tendrías que mirar el futuro sin tener certeza de lo que resultará, ¿cómo te sentirías?

La mayoría de las veces nos detenemos a observar, detalladamente, un pedazo de un cuadro que está en pleno proceso y nos desesperamos por no saber cómo terminará. Con nuestra vida pasa lo mismo. Nos detenemos en los problemas en vez de poner nuestra mirada en el Creador y en cada una de las soluciones que Él nos da a través de sus promesas. Las promesas son  algo que entendemos que Dios puede hacer por nosotros, las cuales nos las comunica de diferentes maneras.

 

  • Paz: “Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo.” Juan 14:27
  • Esperanza: “Y esa esperanza no acabará en desilusión. Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor.” Romanos 5:5
  • Fe: “La fe es la confianza de que en verdad sucederá lo que esperamos; es lo que nos da la certeza de las cosas que no podemos ver.” Hebreos 11:1
  • Paciencia: “Con paciencia esperé que el Señor me ayudara, y él se fijó en mí y oyó mi clamor.” Salmos 40:1
  • Perseverancia: “Que el Señor les guíe el corazón a un entendimiento total y a una expresión plena del amor de Dios, y a la perseverancia con paciencia que proviene de Cristo.” 2 Tesalonicenses 3:5
  • Preocupación: “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten. Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy.” Mateo 6:33-34
  • Refugio: “El Señor es bueno, un refugio seguro cuando llegan dificultades. Él está cerca de los que confían en él.” Nahúm 1:7
  • Seguridad: “No temas ni te desalientes, porque el propio Señor irá delante de ti. Él estará contigo; no te fallará ni te abandonará.” Deuteronomio 31:8
  • Oración: “Ustedes pueden orar por cualquier cosa, y si tienen fe la recibirán.” Mateo 21:22
  • Fortaleza: “El Señor rescata a los justos; él es su fortaleza en tiempos de dificultad.” Salmos 37:39
  • Fidelidad: “Además, yo estoy contigo y te protegeré dondequiera que vayas. Llegará el día en que te traeré de regreso a esta tierra. No te dejaré hasta que haya terminado de darte todo lo que te he prometido.” Génesis 28:15
  • Dirección: “Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.” Proverbios 3:5-6

Estas son solo algunas de las muchas promesas que, Dios nos dejó a lo largo de toda La Biblia, para consolarnos, guiarnos y fortalecernos. Hablá con Él a través de la oración y entregale todas tus cargas, sean pasadas o futuras y Él se encargará de responderte conforme a su voluntad.

[divide]

Escrito por uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *