Lo inexplicable

Cuando hablamos de algo sobrenatural, nos referimos a cualquier tipo de operaciones o tareas realizadas de las cuales no se puede hallar ninguna explicación lógica o científica al respecto. Se podría decir que en la Biblia encontramos registro de muchas actividades de este tipo. Por ejemplo en éxodo, precisamente cuando Jehová escoge a un anciano de 80 años, tartamudo, para ser el héroe libertador de los miles de hebreos de aquel tiempo. Desde la aparición de Dios en el arbusto ardiente, pasando por las diez plagas, la columna de fuego, el mar rojo partido en dos y muchas otras cosas más se podrían catalogar como “sobrenatural”, ya que estos hechos no tienen ningún fundamento científico o lógico. Si nos ponemos a pensar, que en algún momento toda una generación tuvo el privilegio de ver como el agua se convertía en vino, o que el mar literalmente se abría, formando muros de agua para que pasaran a través de él, o ver una columna de fuego flotando en el aire, realmente no existe pueblo que haya visto tanta gloria de Dios junta. No hay.

Pero, aún con tantas demostraciones de poder, este mismo pueblo, no llegó a la tierra prometida, y lamentablemente todos murieron en el desierto. Los que sí entraron y la conquistaron fueron de otra generación que no vio ni el diez por ciento de las señales que vieron sus padres.

Cuando estamos en la iglesia, alabando y orando, nos gusta sentir el abrasador Poder de Dios, algunos lloran, otros se caen, otros hablan en lenguas, hay una lista interminable de situaciones que se dan bajo la manifestación del Espíritu Santo. Pero tengamos en cuenta que tanta manifestación del poder de Dios, no les garantizó al pueblo de Israel entrar a la tierra prometida, de igual manera que tu tengas esas mismas sensaciones no es garantía de que cumplas el propósito de Dios.

“Y estas señales seguirán a los que creen” Marcos 16:17

Las señales son todas las manifestaciones Poderosas del Espíritu Santo, y el acto de seguir es una acción que significa; ir después o detrás de uno, todo esto antecede a una acción que se llama creer. Si Jesús explicó elocuentemente esto, porque seguimos cambiando el orden de las cosas procurando ver primero la señal para después creer y tener fe, queriendo tener un poco de lo sobrenatural para empezar a andar. Los milagros se creen antes de ser hechos, la sanidad y la salvación vienen como consecuencia de haber creído.

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” Josué 1:9

Las señales siguen a los que creen y Dios estará donde quiera que tú vayas, es hora de creer y de andar.

[divide]

Héctor Colque – Devocional de “Campaña de 90 días” de YouVersion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *