La fuerza del amor de Dios

Dios, no obstante, nos demostró us amor al enviar a Cristo a morir por nosotros, aun cuando éramos pecadores.

Romanos 5:8

¿Puede algo hacer que yo deje de amarte?, pregunta Dios, Obsérvame hablar tu idioma, dormir sobre tu tierra y sentir tu dolor. Observa al autor de la vista y el sonido cómo estornuda, tose y se sopla la nariz. ¿Entiendo yo cómo te sientes?

Mira a los ojos inquietos del niño en Nazaret; es Dios que camina hacia la escuela. Considera al muchachito a la mesa con María; es Dios que derrama la leche.

¿Te preguntas cuánto durará mi amor? Encuentra la respuesta en una cruz astillada, sobre una colina escabrosa. Es a mí a quien ves allí, tu Creador, tu Dios, clavado y sangrando. Cubierto de escupidas e impregnado de pecados.

Es tu pecado el que estoy sintiendo. Es tu muerte la que estoy muriendo. Es tu resurrección la que estoy viviendo.

Eso es lo mucho que te amo

Extraído de: En manos de la gracia – Max Lucado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *