Interconectados II

Todos sabemos que ir a la iglesia no salva, que la salvación es una decisión individual, y que Dios tiene un propósito específico para cada uno.
Sin embargo, Dios nos insta a no dejar de congregarnos (Hebreos 10.25), ¿por qué?
[clear]
  • Porque somos un cuerpo: nos necesitamos mutuamente. Nuestra cabeza es Cristo, y cada uno tiene un propósito distinto, pero para cumplirlo, necesitamos, además de nuestra propia capacidad, la del otro. Y cada capacidad fue dada por él, ninguna es menos importante.

 

  • Porque somos una familia: dentro de esta, es nuestra responsabilidad cuidarnos los unos a los otros. La Biblia nos insta a orar los unos por los otros, y también a ayudarnos en nuestras necesidades materiales y espirituales. Santiago 5:16 nos insta a confesarnos nuestros pecados entre nosotros: debemos cuidar la pureza del otro, ayudarnos mutuamente a no pecar.

 

  • Para crecer espiritualmente: En varios lugares, su Palabra nos manda a animarnos entre nosotros. Hebreos 10:24, por ejemplo, dice: Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. Este animarnos proviene del compartir tiempo de calidad juntos, aprendiendo de su Palabra, orando, compartiendo lo que aprendemos de Dios entre todos. Estas cosas son importantes para que nuestro diario andar sea agradable a la voluntad de Dios.

 

  • Para predicar: Cuando Jesús nos manda a llevar su Evangelio a todo el mundo, habla en plural. Si bien cada quien es responsable por quienes tiene a su alrededor, la Biblia dice que Dios es amor, y que Jesús vino a morir por nosotros, por amor. Si nosotros no demostramos ese amor mediante nuestras propias relaciones, ¿qué clase de testimonio estamos dando hacia fuera? En Juan 13: 34 y 35, Jesús dice: Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.
Podemos concluir entonces que Dios nos regaló esta familia para nuestro bien, agradezcamos por ello y cuidemos este regalo.
[divide]
Escrito por uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *