Indicadores 2014

Indicadores

Por Walter. K

Cada vez que se llega al final de un año, ciclo, proceso, etapa, ya sea a nivel empresarial o personal solemos hacer análisis, balances, revisiones con el objetivo de evaluar como estuvo todo y planear los ajustes y mejoras para encarar la nueva etapa.

En las grandes empresas, aparte del trabajo diario, de la producción; se esta buscando la mejora continua, ya sea para optimizar tiempos, mejorar la condición laboral o conseguir mayor calidad. Con tal objetivo se crearon infinidad de indicadores de excelencia, calidad y mejora. Siempre se busca la EXCELENCIA. ¡Vaya que es importante!

Creemos, que al igual que las empresas usan indicadores específicos para analizar su productividad y eficiencia, nosotros, como Hijos de Dios podemos y debemos evaluar los indicadores de nuestra VIDA CON DIOS.

Es necesario, aminorar un poco la marcha, desprendernos de nuestras tareas habituales y revisar como fue el año, ver los detalles y hacer las mejoras continuas para llegar a la excelencia, no para uno mismo, ni para la Iglesia o la Sociedad de Jóvenes, sino para que Dios sea exaltado por medio de nuestro accionar.

A continuación analizaremos los indicadores, como lo llaman en gestión de calidad, para ver como fue este año, e identificar dónde deberíamos realizar los ajustes y mejoras del 2015.

1 – Nivel de Lectura y Aplicación de la Palabra de Dios – 2 Timoteo 3:16-17 – Mateo 7:24 – Santiago 1:22-27.

2Ti 3:14-17 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Mat 7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

Stg 1:22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

Como estuvo mi nivel?? Cuánto tiempo dedique de mi año a la lectura?? Y a la aplicación?? Cuantas veces mis conductas contradijeron la Palabra??

Si quiero tener un buen indicador en este punto, tengo que leer la palabra de Dios y aplicarla en todos los aspectos de mi vida. La Biblia debe ser la guía, manual, y bitácora de mi andar diario.

2 – Nivel de Aguante y Perdón – Colosense 3: 12-14

Col 3:12-14 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

Es mucho más fácil juzgar y criticar, antes que aguantar y perdonar.

Misericordia, benignidad, humildad mansedumbre, paciencia, son características de ida y vuelta.

Cuanto de esto necesito?? ¿Cuántas “macanitas” me perdonó Dios? Así debo perdonar yo, de la misma manera que Cristo me soporta y me perdona a mi.

Y para cerrar el concepto, debemos tener AMOR.

3 – Nivel Reconocimiento de Dios – Salmos 115:1 – Salmos 29:1-2

Sal 115:1 No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, Sino a tu nombre da gloria, Por tu misericordia, por tu verdad.

Sal 29:1-2 Tributad a Jehová, oh hijos de los poderosos, Dad a Jehová la gloria y el poder. Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad

Esto significa que todo lo que tengo, hago, logro, y voy a lograr es por merito de Dios y por su poder.

Mi corazón y mente deben estar enfocados y dirigidos a Dios.

YO no soy nada, todo es porque Dios quiere que sea. Él merece la alabanza, no yo.

Dios debe ser la estrella de mi vida, y todo lo que hago tiene que ser para El.

4 – Nivel de Amor de Dios – Juan 13:34-35

Juan 13:34-35 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Debemos amar como Dios nos amó, como resultado veremos si realmente somos sus discípulos.

No es un sentimiento, es un mandamiento.

5 – Nivel de Renovación – Efesios 4:20-25 – Romanos 12:2

Efe 4:20-25 Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Rom 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Si tenemos un buen indicador de renovación, podremos:

  • Liberarnos de deseos engañosos.
  • Desechar la mentira.
  • Hablar verdad.
  • Comprobar la buena voluntad de Dios.

Dios nos pide que seamos diferentes.

Este indicador se vive día a día, minuto a minuto. ¿Hago lo que yo quiero o lo que Dios quiere?

Indicadores de oración, evangelismo, ofrendas, sal, luz y muchos otros son más indicadores que podemos poner en revisión, los cuales también van a influir en la gestión que tengo que hacer para el 2015.

Luego de haber analizado al menos estos 5 indicadores:

¿Cómo me moví el año pasado? No puedo arreglar los indicadores del 2014 pero si puedo mejorarlos para este nuevo año. Aun si tengo todos los indicadores en su nivel óptimo, tengo seguir trabajando para mejorarlos “hasta alcanzar la estatura de la plenitud de Cristo”.

Nuestros indicadores personales van a afectar los indicadores de nuestra Sociedad de Jóvenes, de nuestra Iglesia, de nuestro entorno.

Para este 2015, basados en la experiencia que sacamos de este 2014, hagamos todas las mejoras necesarias….para trabajar con excelencia para aquel que nos llamó.

Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor —. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11 NTV

Su señor le respondió: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!” Mateo 25:23 NVI

Así que, parados en el inicio de las actividades:

¡2014…ya te evaluamos, y al 2015 tiza y hacha para que Dios nos encuentre trabajando con calidad y excelencia en SU obra y en SUS planes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *