Hebreos – ¿Sabías que…

…la epístola a los Hebreos podría llamarse “La Epístola de las Cosas Mejores”, puesto que las dos palabras griegas traducidas como mejor y superior se repiten quince veces en ella???

 

El tema de Hebreos es la absoluta supremacía y suficiencia de Jesucristo como revelador y mediador de la gracia de Dios. Jesucristo es presentado como la manifestación plena y definitiva de Dios, que supera en gran escala a la revelación preliminar del Antiguo Testamento. Las profecías y promesas del Antiguo Testamento se han cumplido en el “nuevo pacto” (o “nuevo testamento”), del cual Cristo es el mediador. Lo presenta como superior a los profetas, a los ángeles, a Moisés (mediador del pacto anterior), al día de reposo, a Aarón y a la sucesión sacerdotal que surgió de su descendencia.

A lo largo de toda la carta, el autor hace aplicaciones de este tema a la práctica. Les dice a sus lectores que no puede haber un regreso al antiguo sistema judío, ni una continuación del mismo, puesto que el sacerdocio único y exclusivo de Cristo lo ha superado. Ahora el pueblo de Dios debe mirarlo a él, cuya muerte expiatoria, resurrección y ascensión han abierto el camino al verdadero santuario celestial de la presencia de Dios.

 

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos” Hebreos 1:1-4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *