El remedio para un corazón agitado

Hace un tiempo, varias noticias en los diarios y la televisión me tenían angustiada. El mundo parecía estar desarmándose un ladrillo a la vez. Cambios políticos, guerras, invasiones, desastres naturales.

Aquellos que tenemos la esperanza de que Jesús va a venir a buscarnos tenemos una esperanza en medio de estas cosas; la confianza de que nuestro Dios está con nosotros.

Sin embargo, y aun así, hay veces en los que el mundo que nos rodea parece hostil, amenazante, y aunque tenemos esperanza, también sabemos que podemos comenzar a temer.

Me imagino que Jesús, que conocía muy bien nuestro corazón, sabía que íbamos a necesitar palabras de aliento cuando todo alrededor nos pareciera un caos.

Aquella vez, encontré una solución para mi ansiedad. En la pared de mi habitación, arriba de la computadora donde leía las noticias, pegué un papel con varios textos, para leerlos cada vez que mi corazón se sintiera agitado. Hoy te los quiero compartir:

»No dejen que el corazón se les llene de angustia; confíen en Dios y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre, hay lugar más que suficiente. Si no fuera así, ¿acaso les habría dicho que voy a prepararles un lugar? Cuando todo esté listo, volveré para llevarlos, para que siempre estén conmigo donde yo estoy«. Juan 14:1-3

»Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo«. Juan 16:33

»No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino. Vendan sus bienes y den a los pobres. Provéanse de bolsas que no se desgasten; acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no hay ladrón que aceche ni polilla que destruya. Pues donde tengan ustedes su tesoro, allí estará también su corazón«. Lucas 12:32-34

Jesús nos repite una y otra vez que, en medio de todas las cosas, podemos confiar en Él, que venció, que nos cuida, y que tiene un lugar especial preparado para nosotros. Eso, para mí, es el remedio al corazón agitado.

[divide]

Autor: Uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *