Dios, ¿sigues ahí?

Muchas veces nos llega a pasar por la mente si Dios realmente es capaz de estar atento a todos nosotros. Esto sucede muy a menudo ya que nuestra confianza en Él puede disminuir al dejar de aferrarnos a sus promesas, promesas que cumplirá a pesar de nuestra fe debilitada.

Jesús al venir a este mundo nos advirtió que vendrían pruebas y aflicciones las cuales nos ayudarían a ser dependientes de Dios, tal como menciona 2ª de Corintios 12:7-9 en donde Pablo le pide a Dios que le quite la enfermedad que tenia, y Dios supo responderle sabiamente “Eso mi amado Pablo, te servirá para depender siempre de mi”. A eso se refiere la frase “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad”.

Dios nunca se olvida de sus hijos, Él esta al tanto de cada uno de nosotros, no dudes que Dios siempre tiene un propósito al demorar su respuesta.

Muchas veces al orar, pedimos que se haga Su voluntad, pero en realidad estamos pidiendo que apruebe la nuestra. Sus planes siempre serán mejores que los nuestros y las cosas que le pedís en oración llegarán, tal vez no como lo pediste pero sí de una manera que Dios sabe que te ayudarán. El depender y esperar en Él requiere de tiempo en oración y por más que pensemos que no tiene idea de lo que estamos pasando, Dios sabe absolutamente todo. Tus debilidades, tus frustraciones, tus limitaciones, tus problemas, las cosas que hoy te preocupan,  lo que hoy te saca el sueño… Tus oraciones no están pasado desapercibidas.

Él quiere que le entreguemos completamente todo lo que nos impide vivir y andar en sus propósitos. Para eso nos trajo a este mundo, para que andemos en sus caminos. Ese es el principal objetivo de Dios en nuestras vidas.

“Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás.” Efesios 2:10

“…dado que estamos unidos a Cristo, hemos recibido una herencia de parte de Dios, porque él nos eligió de antemano y hace que todas las cosas resulten de acuerdo con su plan.” Efesios 1:11

Así, hay muchos más pasajes que mencionan el propósito que Dios tiene para nosotros y en ese propósito también están las pruebas, puesto que ellas nos harán comprender que tenemos a un Dios grande que nos ayuda, además de ser necesarias para que lleguemos a ser maduros y que podamos reflejar y ser como Dios nos tienen en mente.

Nunca pienses que Dios no tiene idea por lo que estás pasando. Créele y viví para Él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *