Copiar y Pegar

Por: Walter.

Hoy en día, tenemos en la computadora una función muy usada y práctica que es el copiar y pegar o copy and paste.

Esta función se utiliza cuando hay algo en otro lugar, página o archivo que nos interesa y queremos llevarlo a otro lado.

Al copiarlo, evitamos cometer errores, porque si lo tendríamos que escribir o hacer de nuevo, es posible que nos equivoquemos. En cambio, si lo copiamos y lo pegamos, nos aseguramos que esté perfecto.

Esto mismo lo podemos aplicar a nuestra vida, como Hijos de Dios. Hay un montón de cosas que debemos copiar y pegar en nosotros. Algunas son:

 

1 – SANTIDAD (1 Pedro 1: 15- 16)

Debemos ser santos como Dios es Santo en cada una de las cosas que hacemos. Ser Santos, significa que debemos mantenernos totalmente dedicados a obedecer y agradar a Dios, totalmente apartados del pecado.

No podemos llegar a ser santos por nuestra propia iniciativa, por eso Dios nos deja su Espíritu Santo como guía principal.

2 – IMAGEN DE CRISTO (Romanos 8.29-30)

Dios quiere que seamos semejantes a su Hijo, quien obedeció y cumplió todo lo que Él le pidió en plena dependencia.

Esto se logra leyendo y prestando atención a la Palabra de Dios y dejando que el Espíritu Santo sea el protagonista de nuestra vida.

3 – AMOR IGUAL AL DE DIOS (Efesios 5.1-2)

Debemos copiar y pegar el amor de Dios en nuestras vidas, minuto a minuto y en cada circunstancia que nos toque vivir.

Él nos amó sin que nosotros lo merezcamos, debemos amar de la misma manera a los que están alrededor nuestro.

4 – PERDÓN (Efesios 4:32)

Debemos copiary pegar el perdón que Dios nos da a cada uno de nosotros. ¿Dios te perdonó? ¡Dios me perdonó, entonces yo tengo que perdonar!

5 – HUMILDAD (Filipenses 2.6-8)

Es muy pero muy importante que tengamos humildad, porque Jesús fue humilde, aun siendo Dios. Entonces tenemos que ser humildes, para poder ser importantes.

 

Debemos “copiar y pegar” lo máximo que podamos de nuestro ejemplo que es Dios. Debemos lograr lo siguiente:

Este proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo.

Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad. En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia.

 Efesios 4.13-15 (NTV)

¡Por eso debemos COPIAR Y PEGAR lo correcto en nuestras vidas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *