Confia siempre en Él

“Confía siempre en Él”  Salmo 62.8

La fe es la regla tanto para la vida temporal como para la vida espiritual. Nosotros debemos tener fe en Dios, tanto para nuestros acontecimientos terrenales como para nuestras ocupaciones celestiales. Solamente al aprender a confiar en que Dios supla todas nuestras necesidades cotidianas, es que viviremos por encima del mundo.

No tenemos que ser imprudentes ni impulsivos, pues eso sería confiar en la suerte y no en el Dios viviente, que es un Dios de economía y orden. Al actuar con toda prudencia y rectitud, debemos confiar de forma sencilla y completa en el Señor, en todo tiempo.

Permíteme que te recomiende una vida de confianza en Dios para las cosas temporales. Al confiar en Dios, no te verás obligado a lamentarte por haber usado medios pecaminosos para volverte rico. Sirve a Dios con integridad, y si no logras algún éxito, al menos no habrá pecado en tu conciencia. Al confiar en Dios, no caerás en contrasentidos.

Aquel que confía en las embarcaciones, navega un día par un lado y otro día hacia otro, como un barco llevado de acá par allá por el viento inconstante; pero aquel que confía en el Señor es como un barco impulsado por vapor, que atraviesa las olas, desafía el viento y hace una estela de brillo plateado en su camino hacia el refugio destinado.

Sé alguien con principios de vida y nunca te doblegues a las diversas costumbres de la sabiduría mundana. Camina por un sendero de integridad con pasos firmes, y muestra que eres invenciblemente fuerte en la potencia que solo la confianza en Dios puede dar.

De esa manera, serás liberado de ansiosas preocupaciones, no te afligirás con malas noticias, tu corazón estará firme, confiado en el Señor.

¡Qué placentero es flotar por las corrientes de la providencia! No hay forma de vivir más bendecida que una vida de dependencia en un Dios que guarda el pacto. No tenemos preocupaciones, pues Él cuida de nosotros, porque llevamos nuestras cargas al Señor.

[divide]

Extraído de En paz descansaré – Charles H. Spurgeon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *