Confía, Dios está

“Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre” (Jueces 6:16).

[clear]

Gedeón, el más joven de una familia pobre, llamado a vencer a un gran enemigo.

Gedeón, a quién le resultaba difícil creer en promesa del Señor, encomendó su vida a Él.

Gedeón, que en un principio no podía confiar, halló gracia ante los ojos de Dios.

“Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre” (Jueces 6:14-15).

Gedeón es uno de los tantos relatos que hay en la Biblia que al tener un encuentro cercano con el Señor, el temor y/o la duda son los primeros sentimientos en aparecer. Temor. Duda. ¿Temer a Dios? ¿Asustarnos de tener un encuentro con Él? ¿Desconfiar de su palabra?

¿Cuán lejos nos llevó el pecado para sentirnos así?

“Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás” (Jueces 6:23).

Sin embargo, cuando a Gedeón se le hace difícil creer, Dios no deja de sorprendernos y comienza a influir calma.

Muchas veces nos puede parecer poco la promesa que Él nos hace día a día, “Yo estaré contigo”, porque buscamos algo más palpable en que apoyarnos. Sin embargo, los actos de fe grandes, desencadenan en finales grandes y asombrosos.

Te invito a que cada día confíes en su promesa, su propósito cumplido es uno de los mejores futuros.

[divide]

Escrito por uno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *