¿Condicionados por el entorno?

condicionados por el entornoNaamán, general del ejército del rey de Siria, era varón grande delante de su señor, y lo tenía en alta estima, porque por medio de él había dado Jehová salvación a Siria. Era este hombre valeroso en extremo, pero leproso. Y de Siria habían salido bandas armadas, y habían llevado cautiva de la tierra de Israel a una muchacha, la cual servía a la mujer de Naamán. Esta dijo a su señora: Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria, él lo sanaría de su lepra. Entrando Naamán a su señor, le relató diciendo: Así y así ha dicho una muchacha que es de la tierra de Israel.   2°Reyes 5: 1-4

Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa. Y siguió Giezi a Naamán; y cuando vio Naamán que venía corriendo tras él, se bajó del carro para recibirle, y dijo: ¿Va todo bien?, Y él dijo: Bien. Mi señor me envía a decirte: He aquí vinieron a mí en esta hora del monte de Efraín dos jóvenes de los hijos de los profetas; te ruego que les des un talento de plata, y dos vestidos nuevos. Dijo Naamán: Te ruego que tomes dos talentos. Y le insistió, y ató dos talentos de plata en dos bolsas, y dos vestidos nuevos, y lo puso todo a cuestas a dos de sus criados para que lo llevasen delante de él. Y así que llegó a un lugar secreto, él lo tomó de mano de ellos, y lo guardó en la casa; luego mandó a los hombres que se fuesen. Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿De dónde vienes, Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte. El entonces le dijo: ¿No estaba también allí mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve. 2° Reyes 5-20-27


Cada tanto me pregunto ¿Qué se necesita para ser un buen cristiano o un mejor cristiano?, ¿Cuál sería el ambiente ideal para que ejercer mi fe?. ¿Qué herramientas tendría que tener para poder crecer?

Empecé a hacer mi lista y se me ocurrieron estas cosas: una buena iglesia,compromiso, mas tiempo a solas con Dios, un buen líder que se preocupe por mi y que me enseñe, una buena familia, estar en un buen entorno, etc.

Leyendo 2°Reyes 5 descubrí que a veces puedo tener el mejor de los ambientes para desarrollarme y crecer como cristiano pero si no viví un encuentro personal con Cristo y no deseo ser lleno del Espíritu Santo todos los días, de nada sirve.

En los primeros 4 versículos vemos a una muchacha que capaz tendría unos 15/16 años, que por la fuerza habían alejado de su familia, amigos, barrio y puesto a trabajar como esclava en la casa del hombre que ordenó todo lo anterior. Y en los 7 últimos versículos vemos a Giezi, el sucesor y aprendiz del profeta Elíseo.
Si los miramos a ambos y si nos ponemos en su lugar, el mejor lugar para crecer y ejercer mi fe sería en el lugar de Giezi. Es acá cuando aprendo y Dios me muestra que todo es cuestión de cómo es mi corazón y nada tiene que ver la situación que me rodea.

La sierva de Naamán estaba segura de quien era su Dios yde lo que podía hacer en la vida de las personas. También tenía en claro que debía amar y ayudar a los que le hacían mal (enemigos) y no ser egoísta. A pesar de que podía morir por hablarle a su “señora”, le importó más el bien que le podía hacer a Naamán y que Dios se manifieste.

En cambio Giezi tenía absolutamente todo para tener una fe fuerte. Pero su corazón no estaba alineado al de Dios, y tampoco le interesaba que podía ayudar a otros. Sólo pensó en su beneficio y en su egoísmo. Por conseguir beneficios para él, le mintió a Naamán, oculto las cosas y le mintió también a Elíseo.

Conclusión: Puedo tener el mejor de los ambientes,la mejor iglesia, el mejor pastor o líder, mucho tiempo para leer la Biblia pero si no dejo que Dios vaya transformando mi corazón, si no busco un encuentro personal con El y no me llenó del Espíritu Santo de nada sirve y en algún momento saldrá a la luz que es lo que hay en mi corazón. Que yo no crezca espiritualmente, no es consecuencia de que otros no se ocuparon, sino sólo mía.

Puedo estar al lado del mejor evangelista y estar muy lejos de Dios o puedo estar en el peor lugar del mundo y estar a los pies de Cristo siendo luz en ese lugar.

Háganlo todo sin quejas ni contiendas, para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. En ella ustedes brillan como estrellas en el firmamento. Filipenses 2:14-15 (NBD)



Autor: Uno de nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *