“Ciegos” por elección

No hace falta que viajemos muy lejos para ver las necesidades de la gente que no tiene nada. Con simplemente salir de nuestro hogar, de nuestra comodidad, podemos observar diferentes necesidades a nuestro alrededor. Ya sea gente que no tiene para comer, que no tenga un hogar, que está atravesando una enfermedad, una situación muy difícil y necesita contención o cualquier cosa que se te pueda ocurrir.

Necesidad hay por todos lados, pero tal vez seamos nosotros los que no queremos verla.

 “Y Dios proveerá con generosidad todo lo que necesiten. Entonces siempre tendrán todo lo necesario y habrá bastante de sobra para compartir con otros”. 2 Corintios 9:8 (NTV).

Tal vez tu sueldo no sea lo suficiente como para poder ayudar a alguien económicamente. Pero, si aunque sea, invertís una hora de tu tiempo para poder charlar; visitar a personas que sabés que están necesitando que alguien por lo menos le pregunte ¿Cómo estás?; participar en alguna actividad de la iglesia, ministerios; entre otras cosas más, si te ponés a pensar que es lo que podes hacer, vas a encontrar muchísimas maneras para hacerlo.

Dios dice que Él nos va a dar todo lo que necesitamos y aún más para poder compartir con otros.

¿Estás compartiendo? ¿O te estás guardando todo lo que Él te da?

La última pregunta fue algo fuerte ¿no?. Pero aunque no nos guste aceptarlo, hay muchas veces que lo hacemos. Tal vez no nos damos cuenta, pero no lo podemos negar. Dios nos bendice a cada uno de diferentes maneras. Todos tenemos algún don, talento, algunos tienen una economía mejor, otros tal vez tengan más tiempo de sobra y estoy segura que con lo que Él nos da, es suficiente para poder compartirlo con otros.

“Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a Él le agrada” Filipenses 2:13


Autor: Uno de nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *