Arrancamos!!

Foto del Tronador II
Tronador II

Nadie pudo determinar qué pasó. El cohete se elevó dos metros, y contra toda expectativa del equipo de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), el prototipo de lanzador satelital se desplomó sobre el suelo. El tronador II hizo honor, literalmente, a su nombre.

“El resultado ha sido positivo, dado que se ha verificado el funcionamiento correcto de todos los sistemas del VEX1A tomados por separado”, afirmaron desde la CONAE.

Esta experiencia de prueba a simple vista nos deja un interrogante: si cada subsistema del proyecto espacial funcionaba correctamente por separado, ¿qué pudo fallar al activarlos en conjunto?

En la iglesia, muchas veces puede pasar algo similar. En el mejor de los casos, la mayoría de nosotros se encuentra en comunión con Dios, “funcionando” de la mejor manera posbile por separado. Pero al asumir un compromiso en una tarea particular, es cuando realmente nuestro carácter es probado. Vemos cuán dispuestos estamos a dar lo mejor de nosotros por el bien de nuestros hermanos y por amor a la obra del Señor.

En Romanos 12:9 y 10 Pablo nos da la clave para vivir como cuerpo de Cristo. Nos alienta a amarnos sinceramente: “Ámense como hermanos los unos a los otros, dándose preferencia y respetándose mutualmente”. La buena noticia es que ese amor sin falsedad es fruto del Espíritu Santo! No tenemos que fingirlo, simplemente debemos tener presente a Dios en cada cosa que hagamos! En el siguiente versículo el apóstol nos dice: “Esfuércense, no sean perezosos y sirvan al Señor con corazón ferviente”. Un corazón ferviente se entusiasma, vive con pasión por lo que cree, no se deja vencer por las circunstancias. Y si tenemos a Dios, con más razón seremos más que vencedores! ¿Cómo está mi corazón? ¿Tengo un corazón entusiasmado, ferviente por la obra de Dios?

Este año vamos a enfrentar muchos desafíos! Muchas actividades hermosas que van a requerir tiempo, servicio, sacrificio, entrega. Pero en cada cosa que hagamos, la única “fórmula” que va a funcionar es

Cristo + Iglesia = Su voluntad

El ser humano tiende a desviar su mirada muchas veces de lo central, pero Colosenses 3:23 nos ayuda en ese sentido, y nos enseña a hacer TODO “de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor y no a los hombres”.

Al comenzar un nuevo año de trabajo aprendamos de la experiencia fallida del Tronador II, que aunque apuntaba al cielo, no pudo cumplir su propósito al ensamblar todas las piezas. Seamos firmes, constantes y no desmayemos!

Esto recién comienza y sabemos que “El que nos llama es fiel, y cumplirá todo esto”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *