Animarse a más (parte II)

Por: Jessy Q


 

Continuamos…

Uno de los mayores oponentes para lograr eso son las propias barreras que solemos auto-imponernos.

Sólo voy a mencionar 4 que pude reconocer en distintas etapas de mi vida:

1) “No estoy listo” (ver Animarse a más – parte I)

2) “Quizás mañana”:

Cuando Dios llama a Jeremías, la respuesta de Jeremías es que no está preparado porque es un niño (Jeremías 1: 4-9). No nos engañemos pensando que no tenemos la edad suficiente o la experiencia necesaria para cumplir lo que Dios nos está pidiendo. No se trata de edad o conocimientos, se trata de estar dispuesto a ser usados por Dios y de confiar nuestras vidas en sus manos.

No tenemos que olvidar que así como Dios nos da una misión, nos da las herramientas que necesitemos para llevarla a cabo. Tanto a Moisés como a Jeremías, Dios les responde ante sus inseguridades que Él iba a estar a su lado y que le iba a dar las palabras necesarias…porque se trataba de Su mensaje.

Nosotros sólo somos instrumentos, la obra y el mensaje es de Dios…¿realmente podemos pensar que Él va a dejar a la deriva su obra?

Cuando Dios te da una misión es para que actúes, Así que anímate a cumplir lo que Dios te pide HOY.

3) “Es una locura”:

Cuando Dios le pidió a Noé que construyera el arca, realmente constituía un proyecto calificado como una locura para la gente. Un arca de tales dimensiones lleno de animales no era realmente muy común en esa época (y en esta tampoco lo hubiese sido) pero aún así Noé cumplió con lo pedido.
Quizás hoy Dios te está hablando y está pidiendo algo que para las personas que te rodean es un tanto loco… no sólo me refiero a aquellas que no son cristianas, sino que también puede ser que en este “paquete de personas” haya algunas que compartan tu Fe. Pero lo importante es no desenfocarse, mantener la mirada en Dios y seguir buscándolo a Él y su Voluntad.

El poder de Dios es tan grande que lo que a nosotros nos parece imposible para Él no lo es.

Por eso, anímate a cumplir la misión que Dios te encomendó aún cuando las personas que te rodean piensen que es una locura.

4) “Demasiados cambios”:

A veces la misión que Dios nos da tiene implícito renunciar a la comodidad en la que estamos.

A Abram Dios le mandó que abandone todo lo conocido y que se dirija hacia una nueva tierra (Genesis 12:1-4). Puede ser que Dios en este año te pida que abandones tu comodidad y comiences una aventura en otro lugar. El “nuevo lugar” no necesariamente tiene que ser en término geográficos, quizás significa trabajar en nuevas áreas, nuevos entornos. Seguramente en el lugar que estás actualmente ya cumpliste con tu parte dentro del plan de Dios y es hora de seguir creciendo y aprendiendo nuevas cosas…es tiempo de enfrentarte a nuevas situaciones y a ser utilizado/a por Dios en nuevos lugares…No hay que tener miedo, porque como escrbí antes Dios no se aleja de nosotros en todo el recorrido.

Por eso, anímate a seguir la voz de Dios aunque demande dejar tu comodidad.

Todo esto es simplemente para que estemos atento y que al terminar este nuevo año podamos decir: “me animé a más” en mi relación con Dios.

Hace muy poco leí en un libro una frase que realmente me impactó mucho: “Estamos a un latido de distancia de la eternidad” y me hizo pensar mucho acerca de cómo estoy usando mi tiempo. Recién empieza el año y realmente creo que Dios día a día me demanda cosas, ¿lo estoy escuchando atentamente?, ¿Me voy a animar a más este año o simplemente voy a seguir en la comodidad?

No subestimemos el Poder de Dios para obrar en nuestras vidas y utilizarnos para su obra. No se trata de nuestras fuerzas, ni nuestras capacidades, ni siquiera nuestros recursos porque el centro de esta aventura no somos nosotros…cuando aprendemos que sólo somos instrumentos en las manos del Maestro es cuando logramos superar nuestras barreras y por ende, estamos dispuestos a cumplir la misión.
Una misión dada por nuestro Dios Soberano y una decisión que tomar… ¡TU decisión!

Animarse a más

Un comentario sobre “Animarse a más (parte II)

  • Walter Kowalczuk
    el 1 enero, 2016 a las 10:53 pm
    Permalink

    Muy pero muuuyyy bueno!! De mucha bendición!! Jessy muchas bendiciones!! Y felicitaciones!! Beso grande!!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *